sábado, 29 de noviembre de 2008

Cartagena

El miércoles por fin salimos de Santiago, juntamos nuestra platita, cocinamos algo y partimos a Cartagena. Ah, ¡como necesitaba cambiar de aire!, de sonidos, de olor... necesitaba sacudirme la pesadez de estos días de noviembre.

Al llegar, el día estaba gris, pero tibio, fue como poner los pies en el paraíso, caminamos mucho, sacamos fotos (yo me dediqué a descubrir las maravillas de las fotos panorámicas) y volví a la infancia jugando en el mar y la arena. Fue una lástima que B no quisiera jugar...

El segundo día estuvimos solitas desde la tarde (nos acompañó una amiga el primer día) y... fue rico. Necesitaba mucho ese tiempo con B, sin las lentas horas, problemas y quehaceres de Santiago, sentirnos más cerca y más despejadas, con tiempo de mirarnos y abrazarnos, sentirla mía y sentirme suya... jugar en el agua tomaditas de la mano (¡el segundo día aceptó!), caminar y soñar con empezar una vida en esta ciudad tan lenta y tranquila...

Y bueno, lo que en principio sería un viaje de dos días y una noche, se convirtió en uno de tres días y dos noches. Llegamos quemaditas a nuestra ciudad, ¡prometiendo que volveríamos pronto! y adoloridas tanto por las caminatas como las caricias.

Dejo algunas fotos que tomé en el viaje, se hacen mágicamente más grandes al hacerles click:





viernes, 28 de noviembre de 2008

¿Cómo...

... no querer vivir en un lugar donde cosas como estas pasan todos los días?


(click para ver más grande)

lunes, 24 de noviembre de 2008

Naturaleza digital

Hoy he decidido volver a escuchar los sonidos de la naturaleza... es un poco triste tener que bajar un mp3 para poder escuchar a los pajaritos y la lluvia golpeando las hojitas, pero bueno... vivo en la ciudad, en plena avenida y es verano.

Es increíble como estos sonidos te ponen en guardia, pero a la vez te relajan. He notado que cuando llueve en vivo y en directo, la lluvia en el techo y luego alguna que otra gota que cae y cae sobre las latas, me quitan el sueño y me hacen más lucida ¡pareciera que la lluvia hace que la mente funcione a todo vapor!

Los que no me gustan son los sonidos de playa o de mar, desde niña me han asustado, me parecen fantasmales, mis sueños más 'pesados' siempre tienen que ver con olas gigantes que veo venir a lo lejos... De niña tenía la impresión de que esa mole de agua y viento me quería llevar y he tenido varias experiencias feas, pese a ello cuando puedo, me paso horas metida en el agua, pero siempre con mucha precaución. Desde hace poco me estoy reconciliando con esa parte salvaje de la naturaleza... ¡pero no quiero escucharla si no es necesario!

Creo que pondré uno de estos sonidos en el blog :).

domingo, 23 de noviembre de 2008

One Art

The art of losing isn't hard to master;
so many things seem filled with the intent
to be lost that their loss is no disaster.

Lose something every day. Accept the fluster
of lost door keys, the hour badly spent.
The art of losing isn't hard to master.

Then practice losing farther, losing faster:
places, and names, and where it was you meant
to travel. None of these will bring disaster.

I lost my mother's watch. And look! my last, or
next-to-last, of three loved houses went.
The art of losing isn't hard to master.

I lost two cities, lovely ones. And, vaster,
some realms I owned, two rivers, a continent.
I miss them, but it wasn't a disaster.

--Even losing you (the joking voice, a gesture
I love) I shan't have lied. It's evident
the art of losing's not too hard to master
though it may look like (Write it!) like disaster.

Elizabeth Bishop

Cada cierto tiempo vuelvo a este poema, la primera vez lo encontré tan emocionante, me pareció triste, el vacío se apoderó de mi pecho y un nudo de mi garganta. Ahora lo leo y me siento un poco más en él... como si estuviese entendiendo un poco, como si lo hubiese vivido y la lectura es más relajada.

No he pasado por grandes pérdidas en mi vida, pero desde niña he tenido la sensación de que he dejado ir cosas importantes, que he tenido que elegir, ya sea caminos, afectos, discursos, ideas, incluso cosas tan naturales como expresarse o sentir...

sábado, 22 de noviembre de 2008

Sarah Blasko - Amazing things

Repito esta canción todo el día en mi cabeza...

domingo, 16 de noviembre de 2008

En cama

He pasado el día en cama mirando mis cartas del tarot y haciendo anotaciones sobre ellas. La tele me acompaña, el ventilador hace ruidos, las campanitas suenan con el viento y también las hojitas del árbol que raspa el techo. Y las gatas se turnan para acompañarme en la cama deshecha. Pienso en levantarme, pero... sinceramente estoy cansada y no sé bien de qué. Cada cierto rato se me escapa la imaginación hacia un posible viaje al mar, al rollo de fotos que quiero revelar, a las lindas ilustraciones de mis cartas... pero invariablemente vuelve a la sensación de que la vida se me ha ido escapando...

sábado, 15 de noviembre de 2008

Auto-Censura

¡Que cosa más terrible es autocensurarse!

lunes, 10 de noviembre de 2008

Salir de casa

La idea de salir de casa, a temporadas me parece espeluznante, pero a veces se me pasa y llego a buena hora a las clases, el metro me parece cómodo y la micro también. Entonces me entran las ganas de hacer cosas afuera y hasta me siento algo capáz (aunque me de un poco de miedo). La verdad es que me gusta que el exterior no sea espeluznante... por que a veces la casa se siente un poco fría y muy desordenada y las ganas de ordenar... ¡esas son muy raras!

domingo, 9 de noviembre de 2008

...

Siento que hay cosas en la vida que no son como andar en bicicleta. Siento que a veces se te olvida amar como pareja, que se te olvida desear y hay que aprender de nuevo a tocar por deseo y no por cotidianidad. A mirar con los ojos del amante y no del compañero...

viernes, 7 de noviembre de 2008

Patrick Wolf - Wind in the Wires

No entiendo muy bien de dónde vienen las letras de Patrick Wolf, son letras muy personales, llenas de imágenes evocadoras (que me parecen llaves a puertas inalcanzables) pero me gusta su música, su voz... la sensación que dejan sus canciones.

Este es el video de Wind in the Wires, de su álbum del mismo nombre.

jueves, 6 de noviembre de 2008

Pensando...

... en el mar, en unas vacaciones cortitas... recordando el último viaje a la playa que pareciera que fue hace siglos...

Las olas de la noche
se expanden en el murmullo de la espuma
tan oscuros son los ojos
como si la noche los poseyera

6 de noviembre 2008